Verónica Ruso

En un momento dado, todo lo planificado pierde sentido y gana sentido lo vivido. Mis guías son las personas y cómo responden, individualmente y en grupo, a las propuestas.

Emociones, cuerpo, mente, sensaciones… compartimos un momento tomando consciencia de lo que nos sucede, nos encontramos con lo que nos gusta mucho y lo que no nos gusta tanto, y aprendemos de ello!

Comencé a transmitir el Yoga hace 15 años en Argentina, luego viajé un poco y continúo enseñándolo hasta el día de hoy, aquí, en Barcelona. Niñas y niños, mamás embarazadas o ya danto teta, adultos… en fin, un espacio donde conviven las diferentes experiencias de seres humanos sensibles.

Lo que sé, lo comparto como mejor puedo y eso, lo disfruto mucho!